BUENAS INTENCIONES, POR ETGAR KERET, ISRAEL