Blog - Imaginario colectivo -

09
June
2015

Entrevista a Ámbar Past para la Serie de Poesía en ImaginaLee

Serie de Poesía, Por Sofía Clevit

Entrevista a la poeta

Ámbar Past. Desierto de los Leones. México. Álbum Personal


De manera súper personal, ¿para ti qué es la poesía? Si se convirtiera en un animal, un paisaje o una música, ¿para ti cuál sería?

La poesía es luz. El universo es luz. Somos luz.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

07
May
2013

David Grossman y la cárcel del lenguaje

Por José Gordon

El novelista David Grossman cuenta que cuando su hijo dijo su primera palabra -luz-, se sintió feliz al ver que su desarrollo era sano y normal. Se abría un nuevo mundo al poder nombrarlo. A la vez, Grossman sintió una ligera tristeza. Había algo que su hijo perdía. La palabra dejaba de nombrar las diferentes clases de luces: la luz que cae en una camisa, la que se filtra por una cortina, la que se demora en el cristal de un vaso. Dice Grossman: "Toda esa diversidad se coloca en una pequeña palabra, en una pequeña caja, y uno olvida todas las entidades de luz a las que se exponía antes de tener esa expresión".

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

20
January
2014

El sueño del jaguar

José Gordon

¿Con qué sueñan los jaguares?, me preguntó mi hija un día que fuimos de visita al zoológico en Villahermosa, Tabasco. ¿Pueden soñar los animales?

Ésta es una pregunta difícil de responder para la ciencia. Los experimentos que se han hecho con gatos muestran que al dormir registran periodos de movimientos oculares rápidos (el famoso en inglés: rapid eye movement). En el caso de los seres humanos, el REM está asociado con periodos de sueño, pero eso no implica necesariamente que estemos hablando de sueños.

Sin embargo, el gran ensayista George Steiner afirma que los animales sueñan. Di ce Steiner: “Toda persona que haya vivido en contacto con animales, con su perro o con su gato, sabe que éstos sueñan sueños vívidos, a menudo claramente tempestuosos; la agitación o el placer ponen en mo vimiento el cuerpo de un perro o un gato que duermen”.

En un experimento realizado por Mathew Wilson y Daoyun Ji en el MIT (Massachusetts Institute of Technology), repor ta ron lo que parece ser una importante evidencia de que los animales, al igual que los seres humanos, tienen sueños en los que aparecen imágenes. Los primeros indicios se die ron cuando se encontró que las células cerebrales de ratones repetían durante el sueño patrones de actividad similares a los que tenían cuando recorrían un laberinto al estar despiertos. Los científicos plantearon una hipótesis que suena a cuento de Borges: tal vez los ratones están soñando con el laberinto.

 

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

08
October
2013

EL CUADERNO VERDE / El último cuento de Borges

JOSÉ GORDON/REFORMA

10-Jun-2011- De acuerdo con Ricardo Piglia, lo que imaginamos como el último cuento de Borges surgió de un sueño que tuvo en Michigan. Borges tenía ochenta años y vio a un hombre sin cara que en un cuarto de hotel le ofrecía la memoria de Shakespeare. En una versión que recoge Óscar Zentner, el sueño ocurrió en Baltimore y se supone que Borges escuchó las palabras: “Estoy a punto de venderte la memoria de Shakespeare”.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

26
February
2013

Instrucciones para un encuentro azaroso

EL CUADERNO VERDE por José Gordon (Reforma, 18 Ene. 13)

Una de las propuestas más interesantes de la literatura es la convocación al encuentro amoroso con la guía de la brújula del azar. Eso es lo que plantea Julio Cortázar en la novela Rayuela. Una pareja se cita a ciegas sin quedar de acuerdo a dónde van a verse. A propósito toman caminos inusuales y, sin embargo, ocurre el milagro del encuentro.

Algo similar ocurre en un cuento de Haruki Murakami, pero el desenlace es distinto. Un hombre y una mujer se encuentran al azar. Saben que son el uno para el otro. No lo pueden creer. Deciden hacer una prueba: el azar los volverá a hacerse encontrar. Eso ocurre 14 años después. Se cruzan en una calle sin saber qué decirse y desaparecen en la multitud, cada uno por su lado, para siempre. No saben leer lo que está pasando. No hay ceremonia. Estamos ante el desencuentro.

En una especie de síntesis, entra a escena el escritor Milorad Pavic. En el relato Té para dos (Siete pecados capitales, Sexto Piso), propone un manual de instrucciones para propiciar al azar el encuentro amoroso. Para ello va a involucrar al lector. Empieza por decirnos que todo gran amor arranca con tres pequeñas mentiras. La primera de ellas: tener un nombre secreto. Así, la lectora se llamará Aneseta y el lector Aristín. Tienen que tener el valor de convertirse en los héroes de la historia ya que el escritor los puede destruir de un plumazo.

Milorad Pavic da instrucciones por separado al lector y a la lectora. A las Anesetas posibles les dice que uno de los requisitos es que el día en que en que comienza la lectura del cuento deben haber perdido una llave.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

05
February
2013

A tigre pasado. García Márquez y la paradoja del adivinador

José Gordon (Reforma)

Imagine que usted tiene la oportunidad de conocer a un sabio de los tiempos bíblicos que por algún azar cósmico llegó a la Colonia Condesa. Después de platicar un rato en una banca del parque México, se le queda mirando fijamente y le hace una profecía: "El próximo sábado ten mucho cuidado a las tres de la tarde. Veo en tu camino a una terrible serpiente".

¿Qué hacer? Uno no cree en esas cosas y sin embargo ya entró la espantosa duda. ¿Por qué dijo el sabio lo que dijo? Uno empieza a sospechar cierta crueldad. Si va a pasar lo que de todos modos va a pasar, entonces hay un componente sádico. Si no se puede evitar, para qué lo dice.

La situación es similar a la que nos presenta la memoria de una gran novela o película en donde estamos ante el espejo de un drama que estamos viviendo. De seguir la misma lógica de acción, ya sabemos el desenlace. Hay entonces dos posibilidades: asumirnos fatalmente en la oscuridad del túnel con plena conciencia de que somos testigos de la tragedia que vivimos, o tratar de desviarnos aunque sea por un milímetro de la crónica del desastre anunciado. ¿Y qué pasa si al tratar de evitar el desastre sólo lo precipitamos? Basta recordar una historia que circula en diversas versiones y que recuenta Gabriel García Márquez en el libro Cómo se cuenta un cuento:

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

23
January
2013

Una palabra para eso, conversación con Kiko Amat en torno a su novela Cosas que hacen bum (Anagrama)

Rafael Cessa para Pánico Magazine (#1 The garbage issue)

RC- Cosas que hacen Bum es una novela sobre obsesiones, ¿obsesiones juveniles?

KA-Obsesiones destructivas en general. La literatura está llena de estas manifestaciones de fijación unidireccional y autodestructiva, de Moby Dick a The Demon (donde la obsesión es de cariz lujurioso). Yo mismo fui así durante un tiempo, y solo la suerte y un eventual sentido común (que tomé prestado de gente mucho más benigna que yo) evitó que me precipitara en llamas contra la tierra. La obsesión ha estado a punto de hacérmelo perder todo, aunque suene a teleserie. Jim Dodge decía en una entrevista que su imaginación enfermiza era un arma de doble filo, y lo mismo me sucede a mí: con la imaginación (suelo ver con perfecta claridad el peor escenario futuro posible, y siempre se transforma en una verdad incuestionable ante mis ojos, pese a su patente implausibilidad) y con la obsesión. No hay nada romantizable en la obsesión; solo los que no la padecen le encuentran un lado épico. En realidad es casi una enfermedad, un estadio temprano y menos alarmante que el TOC/OCB. Al igual que con el nerviosismo o el insomnio, se pueden escribir espléndidas novelas sobre el asunto, pero otra cosa muy distinta es sufrir la magulladura en el propio espíritu. No tiene la menor gracia.

RC-Si insisto en lo juvenil de esas obsesiones es porque la novela (el texto)  me ha parecido, quizá sin serlo, extremadamente juvenil. Con esto no quiero etiquetar tu novela, no me refiero a un tipo de literatura ni a un estilo de escritura: leí el texto como un recordatorio de la terrible belleza de la juventud. Durante la lectura,  me fue imposible no pensar en mis años pasados. Puedes hablarnos un poco al respecto. ¿Qué te pasó en la cabeza, en el cuerpo, mientras la escribías? 

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

07
January
2013

E. Blog

Por José Gordon

(Fragmento El Cuaderno Verde, Reforma 13-Jul-2007)

En el laberinto de la identidad, los giros y ritmos musicales son uno de los elementos que más claramente distinguen a una cultura. Para apreciar esto basta ver la adaptación de los Beatles a la música tropical: la melodía de I want to hold your hand, toma la impronta caribeña. El resultado es fascinante. El momento de la traducción es igualmente importante. Es cierto que la letra en español tiene que acomodarse a los compases, pero el contenido se relaciona finalmente con la forma de ver el mundo en la cultura caribeña: "Oye negrita linda, deja de vacilar/ Dime si tú me quieres y dame tu mano ya". Un grupo hindú que interpreta a los Beatles traduce la misma canción con las siguientes palabras: "Mi corazón te ama. Nos encontramos por el destino y creamos falsas promesas". La marca de la casa está más que pintada. En esta misma vena es inigualable oír a Celia Cruz cantar Obladi Oblada de los Beatles: "Pedro en la tarima suena su trombón/ Celia con la orquesta va a cantar/ Pedro dice a Celia eres un bombón/ y Celia sonriente empieza a tararear/ Obla di Obla da, vamos pa'lla".

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

10
December
2012

Puro teatro, de Sabina Berman

Por José Gordon (Publicado en Letras Libres)

En la lectura de un libro de teatro asistimos como espectadores a las representaciones de las obras congeladas en el papel, nos asomamos a un mundo que despierta con el acto de la observación. En una especie de realidad virtual aparecen en el escenario de nuestra mente los personajes y presencias que atestiguamos en una función. De acuerdo con Peter Brook, la esencia del arte del teatro se sostiene en un juego que requiere la mirada del otro. Dice en el libro El espacio vacío: "Puedo tomar cualquier espacio vacío y llamarlo un escenario desnudo. Un hombre camina por este espacio vacío mientras otro lo observa, y esto es todo lo que se necesita para realizar un acto teatral."

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

10
December
2012

Sabina Berman, dramaturga

José Gordon

En la obra de teatro La maravillosa historia del chiquito Pingüica (FCE, 1982), Sabina Berman nos habla de un rey (el Señor Venado) que impone sus ideas por medio de la fuerza y la manipulación. Sin embargo, conforme a una leyenda antigua aparece un enanito verde llamado Pingüica. Los signos míticos son claros. Él debe ser el rey de Uxmal. Para dirimir las diferencias se decide una competencia entre el venado y el enanito. Mediante su sagacidad, Pingüica llega a la última prueba: el rey será aquel que levante la pirámide más alta. El venado sonríe y le ordena a sus esclavos que se pongan a trabajar: todo consiste en poner piedra tras piedra. Así logrará el montón más alto para retener su reinado.

El enanito verde se recoge en silencio bajo la luz de la luna. Cierra los ojos y empieza a soñar un sueño muy grande que ya fue soñado -con una pirámide enorme el centro-. Es un sueño tan grande que no le cabe. Con los ojos cerrados lo empieza a repartir. En el pueblo que duerme, el sueño entra en cada uno de los habitantes: "Hay un sueño... Otros antes lo soñaron... Es un sueño tan grande...".

Lentamente, todos se despiertan. Saben qué es lo que deben hacer. Así se erige la pirámide de Uxmal. Es un pensamiento compartido, el sueño de la tribu.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

10
December
2012

Buceo y literatura

Por José Gordon

Una de las experiencias que nos permiten atisbar lo que se encuentra más allá de la burbuja de la percepción humana es el buceo. El sonido sordo del agua nos aísla de nuestro mundo habitual y flotamos en medio de paisajes que parecen de otro planeta. Estamos frente a lo "no humano" con toda su belleza y misterio.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

23
November
2012

Tatuajes del tiempo

José Gordón, El Cuaderno Verde

En la novela de John Irving, Until I find you (Hasta que te encuentre), el padre del protagonista central es un coleccionista de tatuajes. Su piel está llena de notas musicales de piezas clásicas que interpreta en el órgano de la iglesia. Irving sondea, entre otros temas, la cultura que se desarrolla en torno a los tatuajes. Nos habla de "tinta-adictos" que cubren su cuerpo con imágenes que sólo dejan libres el rostro, las manos y los pies. El efecto, dice Irving para nuestra sorpresa- es que siempre tienen frío. El novelista subraya la complicidad y apoyo que se da en la comunidad de tatuados. Saben bien que cada tatuaje cuenta una historia, representa una etapa importante de sus vidas.

En el libro El hombre ilustrado, Ray Bradbury hace el ejercicio de poner en movimiento las imágenes que cubren la piel de una persona. Cada tatuaje cobra vida para contar literalmente una historia. Explica el personaje:

            "Todo en mí está ilustrado. Mira. Abrió su mano. En su palma estaba una rosa, recién cortada, con gotas vivas de cristal entre los suaves pétalos rosados. Tendí mi mano para tocarla, pero era tan sólo una Ilustración".

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

21
October
2012

Lees esta página: una oferta de cómo leer a Carlos Fuentes

Judit Vergara Monrreal*

LEES ESTA PÁGINA: UNA OFERTA DE CÓMO LEER A CARLOS FUENTES no se hace todos los días.  Lees y relees las notas de la prensa y te enteras que murió el 15 de mayo y que su obra es prolífica. Distraído, hojeas las reseñas donde te informas de algunas de sus novelas: La región más transparente, La muerte de Artemio Cruz, Terra Nostra…782 páginas –impensable leerlas en tu primera incursión a la obra del autor. Demasiada información histórica –piensas. Revisas el rubro de cuento,  encuentras El naranjo, Cuentos Naturales, ¡Mmm, parece ser la misma historia! De hecho lo es.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

03
December
2013

David Grossman y la cárcel del lenguaje

Por José Gordon

El novelista David Grossman cuenta que cuando su hijo dijo su primera palabra -luz-, se sintió feliz al ver que su desarrollo era sano y normal. Se abría un nuevo mundo al poder nombrarlo. A la vez, Grossman sintió una ligera tristeza. Había algo que su hijo perdía. La palabra dejaba de nombrar las diferentes clases de luces: la luz que cae en una camisa, la que se filtra por una cortina, la que se demora en el cristal de un vaso. Dice Grossman: "Toda esa diversidad se coloca en una pequeña palabra, en una pequeña caja, y uno olvida todas las entidades de luz a las que se exponía antes de tener esa expresión".

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

22
October
2012

El arte de la atención

(de El cuaderno verde, 22 de mayo de 2012)
José Gordon

1. La ausencia de una mirada puede desencadenar una tragedia. Se llama desatención. Al reflexionar sobre este tema Carlos Fuentes decía que destruimos al otro cuando somos incapaces de imaginarlo. En una conversación que sostuvimos junto con Guadalupe Alonso en torno a las palabras que nos marcan, ahondó en esa herida que nos acecha:

"Veo mi vida, veo la historia, veo lo que me circunda y siento que por lo menos la mitad de los problemas del mundo provienen de la falta de atención, del hecho de que no le prestamos atención al otro, lo abandonamos y un día nos decimos: '¿Por qué lo dejé pasar, por qué no le di la atención debida a esa persona?'"

No reparamos en lo que está pasando en la mente y el cuerpo de quienes nos rodean. De ahí el agradecimiento que muchos tenemos por Carlos Fuentes. Con la generosidad de un novelista nos imaginó, nos retrató con una belleza fulgurante en el marco de un tiempo mexicano, de nuestra memoria colectiva, de nuestras pesadillas y deseos.

Categories: Blog - Imaginario colectivo -

[12  >>  

Los editores

PP-Gordon


José Gordon
 (México, D.F., 1953). Novelista, escritor de ensayos y traductor. Su trabajo en la televisión como conductor del Noticiario cultural 9:30 y del suplemento literario Luz Verde, en Canal 22, fueron calificados por el escritor Augusto Monterroso como "dignificantes del periodismo cultural".

Es autor, entre otros libros, de Tocar lo invisible, una exploración de las posibilidades que abren el arte, la ciencia y la imaginación; la novela El libro del destino, considerada por el suplemento cultural El Ángel como uno de los tres mejores libros del año 1996. Dirige y conduce La Oveja Eléctrica, revista de ciencia y pensamiento de Canal 22. Escribe y conduce la serie de cápsulas televisivas Imaginantes.


Rafael

Rafael Cessa. Es veracruzano. Además, estudió una licenciatura en filosofía y una especialidad en enseñanza de lengua y literatura. En su tiempo libre colabora con distintas organizaciones nacionales e internacionales en proyectos culturales, educativos y de formación de lectores y mediadores de lectura. Desde hace un par de años, sus actividades están enfocadas a la atención de públicos juveniles, trabajo que disfruta enormemente. Sus editoriales favoritas son Anagrama, Sexto Piso y Páginas de Espuma (no necesariamente en ese orden). La revolución digital en el mundo del libro no le impide dormir sus horas.